Seminarios

  • Convocatoria IV Encuentro Internacional de Pensamiento Crítico 2014

    El Grupo Pensamiento Crítico (GPC), la cátedra libre Franz J. Hinkelammert del Programa Pensamiento Social Alternativo (PPSS) y el Doctorado en Ciencias Sociales (DCS) de la Universidad Nacional, convocan al IV Encuentro Internacional 2014 de Pensamiento Crítico, este año bajo el lema Pensamiento crítico contemporáneo: mitos de la dominación – mitos para la vida, a celebrarse del 17 al 19 de noviembre de 2014, en la Universidad Nacional (Costa Rica).

     

  • De la racionalidad moderna hacia la racionalidad de la vida

    Introducción

    La primera década de este nuevo siglo nos está enfrentando a problemas históricos que muchas generaciones en el pasado habrían querido vivir y no pudieron. Muchos de estos problemas se presentan con un grado tan claro de radicalidad que la razón o el pensar no pueden sino intentar comportarse del mismo modo, con una radicalidad diáfana que sea capaz de ponerse a la altura de estos tiempos. Por ello esta reflexión intentará ser precisamente eso, una “reflexión” la cual por procedimiento metodológico no intenta colocarse fuera del problema, sino precisamente, dentro de él, para ver en qué medida podemos pasar de la reflexión a lo que se llama en sentido estricto “el pensar”. 

    Leer más

     

  • Hacia una segunda crítica de la economía política

    (Epílogo para la nueva edición de Hacia una economía para la vida)

    Una reconstitución del pensamiento crítico incluye necesariamente una reconstitución de la crítica de la economía política (y también una crítica del derecho, de la legalidad y de su relación con la legitimidad). Por eso, debemos hacer explícito el punto de vista y la tradición desde la cual hacemos “crítica de la economía política”1.

    La primera crítica de la economía política

    Para acometer esta nueva crítica de la economía política, nos inscribimos en la tradición instaurada por la primera crítica de la economía política, esto es, la realizada por Marx a la economía política de su tiempo: Petty, Quesnay, Smith, Ricardo, Malthus, Mill; entre los autores más importantes de la llamada escuela clásica2.

    Leer más

     

  • Propuesta de trabajo-II Encuentro Internacional de Pensamiento Crítico

    Grupo Pensamiento Crítico
    Programa de Pensamiento Alternativo
    Doctorado en Ciencias Sociales
    Facultad de Ciencias Sociales – UNA

    Heredia, Costa Rica
     8 - 10 de diciembre, 2010

    Para descargar el cronograma completo haga clic aquí.

  • ¿Hacia donde va el proceso de cambio?

     

    Por Juan José Bautista S.

    El anterior fin de semana (19-09-2010) el vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia en una larga entrevista que tuvo con los conductores de un programa radial que también es transmitido por el principal canal de televisión del Estado, dijo muchas cosas relativas al plan económico que el gobierno está implantando y piensa implantar en breve. Él estaba muy entusiasmado con los planes que iba describiendo poco a poco a lo largo del programa, como el relativo a la posible industrialización del país. Mientras él iba exponiendo los planes, programas y proyectos poco a poco iba mostrando, no sé si con intención o no, el contenido de esos programas y proyectos, los cuales tienen poco que ver ya con el sentido con el cual fue creada la nueva constitución política de nuestro Estado Boliviano.

    Leer más

     

  • ¿ De qué hablamos cuando hablamos de pensamiento crítico?

     

    Norman J. Solórzano Alfaro

    II Encuentro Internacional de Pensamiento Crítico

    Heredia, 8 – 10 de diciembre, 2010

     

    Mi saludo solidario y el agradecimiento anticipado por la atención que presten a estas reflexiones.

     Algunas deudas: Mi reflexión en torno a un pensamiento crítico se alimenta, por un lado, del intercambio generoso con compañeros y compañeras vinculados a lo que, de manera provisoria, podríamos denominar Teoría crítica de derechos humanos, la cual supone un esfuerzo por pensar el pensamiento sobre derechos humanos a partir de las negatividades de humanidad que enfrentamos en la realidad social, para radicalizar lo humano y erigirlo como criterio de referencia para la acción y el pensamiento mismo, y, por otro lado, de los diálogos sistemáticos y continuados que hemos venido sosteniendo en el Grupo Pensamiento Crítico, el cual está empeñado, entre otras cosas, en hacer bosquejos de un marco categorial que aporte pistas y claves para comprender su exigencia crítico-negativa y su compromiso prospectivo frente a esas construcciones de las realidades sociales que niegan y oprimen al ser humano y la naturaleza.

    Leer más

     

  • Ley e intercambio o el intercambio de la ley

    Uno de los núcleos del pensamiento de Marx refiere a la cuestión del intercambio de equivalentes. Lo que define técnicamente el inicio del capitalismo es que en él la fuerza de trabajo adquiere la forma mercancía, es decir, que, como cualquier otra cosa, ella se transforma en objeto de intercambio. Al contratar y vender la fuerza trabajo se produce, así la teoría burguesa, un intercambio de equivalentes. Lo que hace Marx es mostrar que ese intercambio de equivalentes no es en realidad justo, sino que implica la explotación del más débil, de quien vende su fuerza de trabajo. En definitiva, lo que hace Marx es mostrar que aquello que “todo el mundo” considera una cuestión igualitaria justa, el intercambio de equivalentes, constituye en realidad una injusticia. Es esta tesis de Marx — que no me interesa aquí explicar en sus detalles y fuentes —, la que, en tanto sospecha, sigue siendo muy relevante en nuestros días. Formalizaré esta sospecha del siguiente modo: lo que—en apariencia— es—justo—es—en realidad—injusto. Mi ponencia está compuesta de una serie de análisis basados o derivados estrictamente de esta formulación.

    1. Como se puede ver, en esta formalización queda contrapuesta la apariencia y la realidad. Esta contraposición tiene la forma la crítica de la ideología: aquello que el común de nosotros tiene por real no es “la realidad” sino que es apariencia. Lo que hace la crítica es denunciar el carácter falso de que es tomado por real, y tratar de generar conciencia respecto de la ocultación de la “verdadera realidad”.

    Ad 1. Discursos con este tipo de estructura argumental han sido, desde un tiempo hasta esta parte, fuertemente cuestionados, y creo que no sin razón. Son muchas las cuestiones críticas que podrían decirse contra ellos Aquí refiero sólo a una: Tales discursos implican una asimetría demasiado radical entre el saber ordinario y el saber científico social. Mientras que éste sabe qué es lo real y lo verdadero, todos los demás somos ineptos y ciegos frente a la realidad y habitamos en un mundo de apariencias. Todo esto conduce a un paternalismo vanguardista, desde mi punto de vista, insostenible, éticamente reprochable y, de hecho, poco plausible desde el punto de vista de la efectividad práctica.
    Dejo esto de lado, pues no es mi punto.

    2. En la formalización propuesta se establece además una contraposición entre justicia aparente e injusticia real. Este aspecto es en realidad el núcleo de la sospecha marxista. Este aspecto de la a sospecha tiene la forma de un engaño: Lo que reina es la ley de la
    igualdad, pero el individuo es permanentemente estafado en su igualdad. Es estafa de en el intercambio lo que denuncia la crítica de la ideología recién mencionada: no se trata de un intercambio de equivalentes, como aparenta, sino que de un intercambio injusto.
    Quiero analizar, de manera separada, los dos términos aquí implicados:

    2.1 Justicia aparente. Desde mi punto de vista, es necesario siempre partir de la base de que los actores — aún cuando existan zonas de la realidad social que les son extrañas, ajenas, desconocidas — poseen gran parte del saber social y no son ningunos bobos. Según
    esto, tal justicia aparente — que tiene, como digo, la forma de un engaño — no puede ser un mero engaño, no en la forma en que se puede engañar a un niño. Justicia-aparente, aunque no sea real, sí es en cierto sentido justicia. Digo esto en dos sentidos:
    a) el primero, que es más trivial, refiere al hecho de que el contrato de trabajo — que inaugura el engaño — supone la fijación de una relación legal entre los contratantes que los protege de manera recíproca de que normativamente los protege de formas de abuso y
    arbitrariedades, evidentemente, no en el sentido real (de que ellas no tengan lugar) sino que en el sentido jurídico de que cuando ellas tienen lugar pueden llegar a ser sancionadas por la vía jurídica. En contrato instaura una relación de reconocimiento recíproco de derechos basado en el reconocimiento de la ley. Y a esto se puede apelar en los casos empíricos en que se produzcan violaciones al contrato...

    Para descargar el artículo completo haga clic aquí.

     

  • Antropología y política: Una propuesta de lectura en el programa del pensamiento crítico Claudia Yarza

    En un escrito de 1981 decía Norbert Lechner que, mientras durante años la razón de ser de la política no fue objeto de discusión, de repente asistíamos a un proceso de cuestionamiento, incluso de abierta lucha, sobre los significados de lo político y lo no-político y sus definiciones sociales, y además decía: “de esta reestructuración del hacer política dependerá en buena medida lo que será la sociedad futura”1. Yo creo que estamos aún en medio de este proceso, pero que en estos 30 años se ha hecho más evidente el hecho de que las transformaciones que se perciben a nivel político son la consecuencia de una muy onerosa primacía de la racionalidad económica y de un oscurecimiento de los horizontes de la política.

  • Persistencia de los Indios o acerca de contradicciones del régimen jurídico burgues

    –Reflexiones a partir del caso del Estado-nación nicaragüense–

    PRESENTACIÓN

    "En un Estado Moderno, el derecho no solamente debe corresponder a la situación económica general y ser expresión suya, sino que debe ser una expresión coherente en sí misma, que no se niega a sí misma por contradicciones internas".

    Friedrich Engels, "Carta a Conrad Schmidt (27 de octubre de 1890)"

    "Determinemos, por tanto, de mejor manera el sitio social en que se fundamentan derechos humanos: es la sociedad civil emergente y moderna (aunque esto sea redundante) la que fundamenta derechos humanos. El fundamento de derechos humanos se encuentra en la sociedad civil, en su dinámica emergente liberadora o, lo que es semejante, en sus movimientos y movilizaciones contestatarios. Por supuesto esta sociedad civil emergente, en formaciones humanas con principio de dominación (clase, de género, étnicos, geopolíticos, etc.) es internamente conflictiva aunque puede expresarse políticamente con la coherencia relativa de una fuerza social."

    Helio Gallardo, Derechos humanos en América Latina: Pasar por otra parte

    Como señala Engels, es necesidad para el Derecho positivo, para el régimen jurídico de un Estado burgués, ser una expresión coherente en sí mismo, no negarse a sí mismo por contradicciones internas, pero esto es precisamente lo que pasó, y continúa pasando en nuestros países latinoamericanos en relación con los pueblos indios que los habitan. En los últimos cincuenta años, al reconocer una serie de nuevos derechos, fundamentalmente en el ámbito de la doctrina de Derechos Humanos como es el derecho a la autodeterminación de los pueblos, los Estados han entrado en contradicciones jurídicas y políticas. Jurídicas por la falta de coherencia, de consistencia interna. Políticas, porque esas contradicciones son usadas ahora como herramientas en las luchas de los indios por persistir en cuanto tales. Como lo señala Helio Gallardo, los indios encuentran y se constituyen en el fundamento de derechos humanos como movimiento y movilización contestataria. Y sobre estos aspectos, sobre las contradicciones internas del régimen jurídico del Estado-nación y las reivindicaciones de derechos humanos que hacen los pueblos indios que habitan esos Estados nacionales, es que tratan estos apuntes.

    Así, pues, estas notas que traigo al Grupo de Pensamiento Crítico para su discusión ahora en diciembre del 2010, son algunas reflexiones sobre contradicciones del régimen jurídico burgués el cual, frente a las necesidades de reproducción del capital y el ejercicio de la hegemonía, requiere e instrumentaliza, por una parte, la asimilación, el hacer desaparecer a los pueblos indios, básicamente subsumiendo a sus miembros en la categoría y condición general de "ciudadanos" y privatizando sus territorios (y hasta conocimientos ancestrales y tradicionales). Pero, por otro lado, un régimen jurídico que entra en contradicción consigo mismo cuando en los últimos cincuenta años comienza a reconocer nuevos derechos, fundamentalmente en el ámbito de la doctrina de Derechos Humanos, como es el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Contradicción que ahora es usada como herramienta legal, como argumento jurídico, en la lucha de los indios por ser reconocidos como identidad diferenciada, singular al interior de la sociedad nacional. Reflexiones que se hacen tomando el caso nicaragüense como ejemplo, profundizando específicamente en lo que fue la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la década de los años ochenta.

    INTRODUCCIÓN

    "Ahora, venidos de los cuatro vientos de la tierra, protes­tamos ante el concierto de las naciones, que, "somos el Pueblo Indio, somos una personalidad con conciencia de raza (étnia), al margen de nuestra ciudadanía en cada Estado"."

     

    Declaración Solemne, Plaza de Kalasasaya, julio de 1975.

     

    "… uniendo mil veces la palabra pueblo a la palabra Estado, uno no se acerca un ápice a la solución del problema"..."La libertad consiste en convertir al Estado, de órgano que está por encima de la sociedad, en un órgano completamente subor­dinado a ella..."

     

    Karl Marx; "Crítica del Programa de Gotha".

    "El indio" y "lo indio" es un producto y herencia colonial. La sociedad colonial española y portuguesa produjo al indio como estamento social y el emergente proyecto burgués de Estado-nación lo hereda para, en principio, extinguirlo. Es tarea de los nuevos Estados nacionales que emergen con la independencia, la asimilación (etnocidio) del indio para que desaparezca como identidad sociocultural diferenciada en el seno de la nueva "nación" que se edifica sobre la figura atomizada de "el ciudadano"; comienza entonces la construcción de los "bolivianos", de los "guatemaltecos", de los "brasileños" como identidades nacionales y frente a ellos hay que hacer desaparecer los aymará, los quiché, los yanomamis. El indio se convierte en el "problema indígena" sólo desde la perspectiva de su asimilación por parte de los nuevos Estados nacionales. En sentido inverso de la secuencia histórica pueblo -> nación -> Estado, que podemos encontrar en Europa, por ejemplo, en América la secuencia será Estado -> nación -> pueblo: será el Estado el que construya las nuevas naciones, los nuevos pueblos, los nuevos ciudadanos.

     

    Los pueblos indios por su parte han buscado resistir este proceso y mantener su identidad, resistencia que adopta múltiples formas pero que es en esencia una lucha política que enfrenta a un Estado-nación que les niega el espacio social para existir, para ser. Casi que por definición, uno de los elementos medulares de la política de asimilación del Estado-nación como proyecto político, económico y cultural burgués para la creación de la sociedad nacional postcolonial, es la imposición de un régimen jurídico único para todos los habitantes del nuevo país, que disuelva en la ilegalidad, frente a la ahora nueva "legalidad nacional" (las Leyes de la República y la potestad única del Estado para su legislación y control), las formas de organización, identidad y reproducción social propias de los pueblos indios y prácticas culturales que la regulan. Ya no se reconocen las autoridades, ni territorios, ni formas propias de organización social, ni el derecho consuetudinario de estos pueblos, sino que su práctica se ve ahora penada por ilegalidad. La administración de justicia es ahora monopolio del Estado y con éste la potestad sobre el bien y el mal, convirtiéndose el régimen jurídico en instrumento ideológico y coercitivo de una asimilación étnica necesaria en función de la reproducción del capital y el ejercicio de la hegemonía de clase.

     

    Pero paradójicamente, en las últimas décadas es lugar común encontrar en las constituciones políticas latinoamericanas el reconocimiento declarativo del carácter multiétnico, pluricultural y multilingüístico de las sociedades nacionales, a la par que los Estados suscriben distintos instrumentos de derecho internacional que, en principio, los obligaría al reconocimiento y respeto a derechos como el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Nuevas obligaciones legales que los pueblos indios vuelcan contra del mismo Estado que los suscribe en su lucha por persistir. Y de esto tratan estos apuntes, de señalar algunas de estas contradicciones legales en las que cae el Estado en su relación con los pueblos indios al modificar su régimen jurídico sobre la base de un reconocimiento de nuevos derechos en el plano internacional. Apuntes que toman el caso de la sociedad nicaragüense como ejemplo.

    1. Declaración Solemne de los Pueblos Indios de América y el Mundo en Magna Asamblea de Mallcus y Amautas, Plaza de Kalasasaya, julio de 1975.

    2. En Marx-Engels; Obras Escogidas, Editorial Cartago, Buenos Aires, 1957. Pág. 464.

    3 El indio no tiene cabida en el proyecto ideológico burgués sobre la que se fundamenta la creación de los nuevos Estado-nación. El proyecto histórico de las emergentes burguesías nacionales implica la legitimidad política e ideológica de una "nación de hombres libres", una sociedad nacional formada por "ciudadanos", por lo que una de las primeras decisiones políticas inmediatas a la independencia será la abolición de la esclavitud. En Centro América la abolición se decreta el 17 de abril de 1824, así como la disolución del indio como estamento social. Sin embargo las necesidades e intereses económicos impondrán continuación como realidad social, recuérdese, por ejemplo, la imposibilidad económica que enfrenta Bolívar para eliminar el tributo indígena. Pero lo determinante históricamente será la existencia de sectores burgueses que basarán su acumulación en la explotación de la fuerza de trabajo o la apropiación de trabajo a través de formas no salariales de relaciones de producción. Estrategia de acumulación que da lugar a una facción burguesa reconocida por diferentes autores como oligarquía.

    4. Por supuesto que este será un muy complejo proceso, donde la contradicción indio - Estado queda subordinada a contradicciones intraburguesas, por ejemplo las contradicciones entre facciones oligarcas y facciones desarrollistas de cara al proyecto de acumulación, o a las contradicciones entre la burguesía y los nuevos sectores populares que la producción capitalista crea. La esencia de la sociedad colonial es su carácter estamentario, desigualdad heredada que legitima y legaliza la explotación económica de sus sectores trabajadores en base con el reconocimiento político de la heterogeneidad sociocultural como fundamento de la desigualdad (el tributo indígena); la esencia de la sociedad burguesa es la imposición de la homogeneidad social como legitimación de una igualdad formal de todos los hombres que oculte la explotación económica de sus sectores trabajadores.

    5. A manera de precisión, lo "indio" se utiliza en relación a la reivindicación de identidad propia que se hace desde los pueblos originarios, mientras que lo "indígena" es referencia desde el Estado hacia esos grupos sociales. Así, por ejemplo, una "ley indigenista" es una norma del Estado, mientras que una "ley india" se refiere al derecho consuetudinario propio de estas comunidades aborígenes.

Libros Destacados

  • 2007-11-15critica
  • 2007-11-20critalarazuto
  • 2007-11-20El-asalto
  • 2007-11-20huracanglobal
  • 2007-11-20la-vida-o
  • 2007-11-20lafedeabraham
  • 2007-11-20sacrihumaysococc

Artículos Recientes

Franz Hinkelammert

Otros Autores

Gotitas de Economía

Videos Destacados

On Dualism in Christianity: Satan vs. Lucifer

video1

On Anti-Utopianism

video2

On Utopias of the Left and the Right

video3

On Liberation Theology in the 21st Century

video4