Quiero empezar con una cita de Marx. Se trata de una cita que aparece en un lugar clave de El Capital. Se encuentra al final de sus análisis de la plusvalía relativa. Por tanto, la producción capitalista sólo sabe desarrollar la técnica y la combinación del proceso social de producción socavando al mismo tiempo las dos fuentes originales de toda riqueza: la tierra y el trabajador". Esta cita describe lo que es nuestra percepción del mundo hoy y nuestra crítica al capitalismo. Expresa el sentido común de la mayoría de la gente hoy, más allá de izquierda o derecha, más allá de las clases sociales. Pero resume a la vez lo que es la suma de la crítica del capitalismo de parte de Marx. Más allá de las fraseologías de los valores eternos, derivados de alguna esencia humana nunca encontrada, nos presenta lo que son los valores, que Marx propicia, sobre todo su concepto de justicia. Creo, que inclusive hoy no tenemos un concepto de justicia más allá de eso. Ciertamente, este concepto de justicia la cita nos presenta a partir de su concepto de la injusticia. Se puede derivar fácilmente del texto: injusticia es producir la riqueza “socavando al mismo tiempo las dos fuentes originales de toda riqueza: la tierra y el trabajador". Trabajador no se refiere a la clase trabajadora únicamente, sino al ser humano en cuanto trabajador. Podemos derivar, lo que es justicia: producir la riqueza conservando las dos fuentes originales de toda riqueza: la naturaleza y el ser humano trabajador. En otros términos podemos decir, que eso define hoy lo que es el bien común, que es un interés de todos y por lo tanto, de cada uno. Efectivamente, luchar hoy por la justicia es luchar por este bien común. Por tanto, la justicia no se restringe a la tal llamada justicia distributiva, sino embarca a toda vida humana. La tesis es: La sociedad capitalista produce la riqueza socavando las fuentes de la producción de la riqueza. No hay que tomar eso en términos demasiado estrechos. En buena parte, las sociedades del socialismo histórico han tenido un efecto análogo. Tomándolo en cuenta, sin duda, vivimos hoy de nuevo la sociedad capitalista como el centro de este tipo de destrucción. La tesis no es economicista. Parte de las condiciones de posibilidad de la vida humana. Son estas condiciones las que determinan lo que es la justicia y el bien común. Sin embargo, estas condiciones son corporales. La tesis se refiere a la sociedad en todas sus dimensiones, pero la caracteriza en función de las condiciones de posibilidad de la vida humana. Aparece un criterio de discernimiento que se refiere a la sociedad entera. Es un criterio, que rige sobre la economía también, si se entiende economía como lo es usual hoy, es decir como el ámbito de la alocación de los recursos. Estas condiciones de posibilidad de la vida humana constituyen todo un circuito: el circuito natural de la vida humana. No hay vida posible sin ser incluida en este circuito natural. Ser separado de la integración en este circuito significa la muerte. El socavamiento de las fuentes originales de toda producción posible es la otra cara del socavamiento de este circuito natural de la vida humana.

La incapacitación del ciudadano

El capitalismo actual impone su estrategia como un proyecto político nacido de las burocracias privadas de las empresas transnacionales. No lo puede imponer sino socavando no solamente las fuentes originales de la producción de todas las riquezas, sino de la democracia también. Se ha ido de la democracia del ciudadano a la democracia de clientes. Predeterminado el proyecto político por la estrategia de estas burocracias privadas, las mismas elecciones pierden su contenido. Lo que está por elegir, es la persona más adecuada (el más atractivo, el más simpático, el más telegénico) para implementar un proyecto político predeterminado por la estrategia de estas burocracias. Esta predeterminación del proyecto político se hace en nombre de la técnica. Y la técnica es presentada como técnica del mercado. Por eso aparecen los equipos económicos que pretenden transmitir esta técnica, que predetermina el proyecto político. De hecho, con eso la política en sentido tradicional desaparece. El político tiene la función de imponer en contra de las resistencias muchas veces populares el proyecto pronunciado en nombre de la técnica del mercado por estos equipos económicos. Son consejos de sabios con pretensión de tener saberes absolutos. Estos equipos no reconocen límites. Tienen la función de imponer el proyecto técnico predeterminado en contra de vientos y marea. Se transforman en aplanadoras. Para ellos no hay ni democracia no valores. Con democracia o sin democracia, con valores o sin ellos, se trata de imponer el proyecto. Diseñan el proyecto, pero lo diseñan sobre bases, en las cuales ni ellos mismos pueden influir. Los tienen que diseñar de una manera tal, que permitan a los políticos imponerlo a todos que podrían resistir. Diseñan engaños, fraudes, razones falsas. Todo es lícito para lograr imponer este proyecto. El político es una especie de marioneta, presentada para darle el apoyo a este mismo proyecto predeterminado. No lo dirige y no lo debe dirigir. Lo representa en el plano del Estado. No representa a sus electores, sino representa este proyecto frente a los electores. Por eso, su función es la imposición de un proyecto, en cuya elaboración la política no tiene ingerencia. Cuando trata de ejercer influencia en el proyecto, es marginado. Con esta transformación del político en representante de un proyecto predeterminado por sabios con saber absoluto, el propio ciudadano es incapacitado. Se le niega la mayoría de edad. Es un ser que tiene que ser tutelado. Su tutor es el equipo económico, que sabe. No hay alternativas! Eso es la incapacitación del ciudadano y la renuncia forzada a la democracia. Es además el resultado de la transformación de la política en aplicación de una técnica. Las instituciones democráticas se vacían. Pueden sobrevivir en el grado en el cual prometen, restringirse a la implementación de esta técnica con su única alternativa. Es como en la antigua Roma, tan admirada por estos técnicos del poder. Cuando Augustus se erigió como imperador, no abolió la república. Sus principales instituciones sobrevivieron. Pero fueron vaciadas. Dejaron ser instancias políticas con capacidad de definir políticas y se transformaron en órganos del poder absoluto del imperador. Una vez aceptada esta posición, podían seguir existiendo. Cuando hoy EEUU pretende ser la nueva Roma, pretende hacer eso mismo con sus instituciones democráticas. Pero ya no hay la persona de un imperador. Lo que surgió en su lugar, es este proyecto predeterminado por medio de los sabios de saber absoluto, frente al cual todo el mundo tiene que arrodillarse. Pero estos sabios de nuestros equipos económicos no hacen ellos mismos este proyecto. No tienen alternativa tampoco. Si hicieran otra cosa que este proyecto, serían despedidos y castigados. No tienen alternativa tampoco, y para mantenerse en sus puestos, forzosamente tienen que repetir todo el tiempo lo mismo, aunque ni lo crean. Pero estas repeticiones atontan tanto a ellos mismos, que al fin vuelven a creer. Se creen entonces estos sabios del saber absoluto. Pero si estos sabios de los equipos económicos no hacen el proyecto, que es infalible y sin alternativa, ¿de dónde les viene? ¿Quién es el imperador Augustus de esta nueva Roma, que EEUU pretende ser? No hay detrás una persona que sea como el emperador Augustus. Pero algo hay detrás que determina y que tomó el lugar del emperador. Ciertamente no es el presidente de EEUU. Pero hay algo detrás. Lo revela la manera de hablar en relación a este proyecto predeterminado. Se habla de la estrategia de globalización. De hecho, el proyecto que en la actualidad predetermina la política es la proyección de esta estrategia de la acumulación de capital a nivel mundial y en todos los niveles de la sociedad. Que hoy el mundo es un mundo global, evidentemente no es el resultado de esta estrategia de globalización. Es el resultado de una larga historia anterior. No es resultado de la estrategia de globalización, sino su supuesto y precondición. Siendo global nuestro mundo, se pueden desarrollar e instalar las grandes burocracias privadas de las empresas transnacionales, para aprovecharse de esta globalidad. De su acción, guiada por el criterio de la maximización de las ganancias, resulta la estrategia de globalización. Estas burocracias privadas luchan entre sí, pero en sus luchas tienen una estrategia común. Es la estrategia de imponer mundialmente las condiciones de su lucha entre ellos tanto a los Estados como a las poblaciones. En común defienden esta estrategia, para atacarse mutuamente en el marco de las condiciones de su lucha promovidas en común. Son condiciones de homogenización y McDonaldización del mundo. En América Latina se hicieron presentes con los ajustes estructurales desde los años 80 del siglo XX. Expresan con mucha coherencia las condiciones del funcionamiento global de las burocracias privadas. En su consecuencia eliminan o socavan tanto la democracia como los derechos humanos. Son imposiciones de esta estrategia, que la imponen como proyecto político sin alternativa. En el campo de la democracia implican la incapacitación del ciudadano. Se le quitan los derechos de hacer política, sustituyendo la política por la implementación sin apelación de la estrategia de globalización de las burocracias privadas. Al poder actuar globalmente, las burocracias privadas adquieren un poder de presión suficientemente grande para condicionar los propios Estados de una manera tal, que no pueden oponerse. Se trata, en verdad, de un poder de chantaje. La amenaza de retirarse o de retirar los capitales es suficiente para hacer inoperante los Estados para acciones contrarias a esta estrategia. Las burocracias privadas pueden producir crisis económicas a su antojo, cuyas consecuencias harían caer los gobiernos en el caso de que no cedieran. Cuanto más avanzan los ajustes estructurales, más avanza este poder de presión. Entonces resulta, que estas burocracias privadas son la instancia que amarra la política y que arrolla con la democracia y los derechos humanos. Hablan de derechos humanos solamente, cuando promueven otra guerra en contra de otro país. No son más que justificaciones de nuevas guerras. Sin embargo, tampoco son el emperador de este sistema. Los ejecutivos de las burocracias privadas no alternativa tampoco. Ninguno de ellos podría realizar acciones alternativas. Al hacerlo, también ellos pierden su puesto. Tienen que implementar esta estrategia, y en la implementación les queda muy poco espacio para divergir. En este sentido, se encuentran en una situación análoga a la situación de los políticos. No dominan, sino están sometidos a esta estrategia, que implementan. El emperador resulta ser un engranaje anónimo, un gran remolino, una especie de hoyo negro que devora a todos. La revista alemana Der Spiegel muestra el callejón sin salida resultante, refiriéndose a las manifestaciones en contra de la estrategia de globalización de las burocracias privadas: “también muchos de aquellos que a los manifestantes parecen ser los conductores de la globalización, están confusos. Inclusive los jefes omnipotentes de los conglomerados se quejan, que los críticos les exigen más de lo que pueden dar. “Donde antes la gente esperaba la solución de problemas políticos o ecológicos del gobierno, se exige ahora a los empresarios de asumir directamente este papel,” observaba el presidente del gigante de petróleo Dutch/Shell, Cornelius Herkströter. Pero “nosotros no tenemos la competencia, de asumir esta tarea” rechazando cualquier responsabilidad, “nosotros no tenemos este mandato.” (Spiegel, 30/2001, p.34) La revista añade: Sin embargo, aquellos políticos, que tendrían el mandato, hacen la experiencia, de que mejor se someten a los multis, porque en caso contrario son castigados por la fuga de capital y el corte de las inversiones. (p.34). Los manifestantes se dirigen a las burocracias privadas, para que respondan a sus exigencias. Estos, con razón, les contestan, que su mandato no les permite tomar tales decisiones. Su mandato es maximizar ganancias. Sostienen, que este mandato tienen otras instancias, entre ellos los gobiernos. Sin embargo, si los gobiernos quieren reaccionar, las mismas burocracias privadas tienen el poder de impedírselo y además tienen el mandato de hacerlo. Los mandan a los gobiernos, pero impiden que los gobiernos puedan reaccionar. Eso es la trampa mortal, el gato, que se muerde la cola. La estrategia de globalización entra en un callejón sin salida. Es la “trampa 22”. Sin embargo, la riqueza, que produce, la produce, socavando las fuentes de la producción de toda riqueza: la tierra y el ser humano en cuanto trabajador. Desata un proceso autodestructivo que cubre la sociedad entera. Se nota en las crisis de exclusión de la población, en la crisis de las propias relaciones humanas y en la crisis del medio ambiente. Pero no hay alternativa. Efectivamente, no cabe alternativa en este sistema. En la propia sociedad burguesa desde sus inicios hay la sospecha de esta transformación. Hobbes hablaba del sistema como Leviatán, John Locke como el “Gran Leviatán”. Al inicio del siglo XX Max Weber dio a este engranaje un nombre más secular, que expresa lo mismo. Hablaba de la transformación del capitalismo en una “jaula de acero”. En cuanto al hecho, de que no hay ni responsables de las acciones que se llevan a cabo en este proceso autodestructiva, Max Weber hablaba de la “esclavitud sin amo”. Todos se transforman en esclavos sin amo confinados en esta jaula de acero, aunque unos tienen lugares mucho más cómodos que los otros. Pero no hay señores, solamente hay sometidos sin alternativa. El emperador de esta nueva Roma se ha transformado en una cárcel, que los presos han construido para sí mismos. Uno controla al otro para que no salga. Lo que surgió es el “Dios mortal” de Hobbes. ¿Dónde está la razón? Viene desde la reducción de la persona humana al individuo burgués. Como individuo calculador de sus utilidades, no puede sino construir el sistema que desemboca en esta jaula de acero. Su construcción ocurre paso a paso por la reducción de las relaciones sociales a relaciones entre individuos y la transformación del mercado en principal relación social, que se somete a todas las otras con la tendencia de destruirlas. Siguiendo cada uno al cálculo de sus utilidades, el camino a la jaula de acero es un camino obligado. Resulta por fuerzas compulsivas de los hechos. Estas mismas fuerzas defienden, una vez constituido la jaula, su auto-reproducción. Siguiendo la lógica de este individuo, no hay salida, no hay alternativa. Todo resulta imposible. Desde adentro de la jaula todos experimentamos el hecho de que no hay alternativa. Cada paso, que cada uno puede hacer, parece un paso en vano. No aparece perspectiva y no hay esperanza. El árbol, que no cortamos, no significa nada en relación a la tala de bosques impulsada por las fuerzas compulsivas de los hechos a nivel de las burocracias privadas, pero también por seres humanos hambrientos, que necesitan calentar su comida. Las fuerzas compulsivas de lo hechos los llevan. Es se repite en cada uno de los campos posibles de la acción humana. Tenemos que contentarnos con pasos irrelevantes sin poder afectar el proceso autodestructivo del socavamiento de las fuentes de toda riqueza: la tierra y el ser humano trabajador. Sobre estas experiencias de cada uno se levantan las ideologías de la destrucción. Las propias burocracias privadas las dirigen y lo pueden hacer por el hecho de que son estas burocracias privadas que son los dueños y directores de los principales medios de comunicación. En el interior de esta gigantesca jaula de acero rige el principio según el cual no se puede vivir sino derrotando al otro, que también quiere vivir. El asesinato del hermano se transforma en uno de los motores de la dinámica del sistema. Todo es lucha. No se puede ganar en esta lucha sino haciendo perder al otro, aunque la ideología del mercado, vociferada por los medios de comunicación de las burocracias privadas, va a sostener de que por una mano invisible todos ganarán. Pero la exclusión de partes cada vez mayores de la población y la destrucción del medio ambiente atestiguan, que esta competencia resultó efectivamente un “competencia asesina” llevada a cabo por burocracias privadas con “instinto asesino”. Libertad resulta ser libertad para asesinar. Libertad, como es entendida en la actualidad: libertad del más fuerte para someterse al otro. En función de esta libertad aparece el imperio actual, que reivindica abiertamente su derecho a la guerra a cualquier país donde le conviene. En este sentido lo afirma Bush, presidente actual de EEUU: Somos una fuerza militar sin paralelo, tenemos el derecho de actuar en todo el mundo para imponer la economía de mercado y garantizar la seguridad energética y podemos atacar a quien consideremos una amenaza o a cualquier país que pueda convertirse en una competencia militar. (documento "Estrategia de Seguridad de Estados Unidos", 2002, firmado por el propio George W. Bush). Es la libertad que constituye esta jaula de acero y que rige en su interior. ¿Hay salida de esta jaula de acero? Ciertamente, cuanto más el ser humano es reducido a ser individuo, menos posibilidad tiene para salir. Pero el ser humano difícilmente se reduce a ser individuo. Siempre tiene alguna pata fuera de la jaula. Además, si no fuera así, no se podría ni experimentar ni saber de que se vive en esta jaula.

La recuperación del ciudadano a partir del retorno del sujeto.

Al reducir la persona humana al individuo propietario y calculador de sus utilidades, se suprime su otro polo, que es el sujeto. No desaparece, pero es reprimido. En cuanto sujeto el ser humano sabe: no puedo vivir yo si no puede vivir el otro. Interpela el individuo conquistador y posesivo, que quiere vivir por la derrota y, por fin, por la muerte del otro. Este sujeto humano es la instancia, desde la cual se puede presionar sobre la jaula de acero cerrada y levantada en nombre del individuo. El sistema se levanta sobre el crimen del asesinato del hermano, - es constituido por hijos de Caín – y el sujeto interpela en nombre del hecho de que solamente se puede vivir si también puede vivir el otro. Frente al sistema sostiene: asesinato es suicidio. Este sujeto es la única instancia desde la cual se puede enfrentar el sistema, que se cierra sobre sí mismo para convertirse en jaula de acero. Es a partir de este sujeto que hace falta recuperar la democracia del ciudadano y su mayoría de edad negada por el sistema. Solo en cuanto ciudadano el ser humano puede solamente introducir esta posición del sujeto en la política. Pero es el ciudadano que exige que el sistema no sea fundado sobre el asesinato del hermano, que asegure la vida de todos, para que cada uno puede vivir. Es el ciudadano, que reivindica la sociedad en la cual puedan vivir todos los seres humanos y la naturaleza exterior también. Eso es la sociedad justa en función del bien común. En términos de proceso, es la sociedad que produce las riquezas conservando las fuentes de toda la producción de la riqueza: la tierra y el ser humano trabajador. El ser humano como ciudadano es la única instancia, que puede desde el sujeto obligar el sistema para abrir su jaula de acero, para que sea casa de todos. Pero no puede hacerlo sino recuperando el derecho político de la intervención en los mercados y, por tanto, en el poder de las burocracias privadas. La misma economía tiene que ser democratizada. Sin embargo, esta democratización tiene su pilar principal en el derecho del ciudadano de asegurar una política de la intervención en los mercados y, por consiguiente, en el poder de las burocracias privadas. No se puede recuperar la ciudadanía sin recupar este derecho fundamental a la intervención sistemática en los mercados. Es base de toda democracia factible y sin ella, las instituciones democráticas son transformadas en pantalla de un poder absoluto fuero de todo control democrático. Sin embargo, esta democracia de ciudadanos necesita recuperar igualmente una libertad de opinión sofocada precisamente en nombre de la libertad de prensa, que ha permitido el establecimiento del control casi ilimitada sobre los medios de comunicación de parte de las burocracias privadas. Una libertad de prensa abusada de esta forma ha llevado a una amplia supresión de la libertad de opinión. Por eso hace falta recuperar la libertad de prensa de una manera tal, que sea un vehículo de la libertad de opinión de parte de la ciudadanía. Algo parecido tiene que ocurrir con la libertad de elecciones. Tiene que recuperar en el sentido tal, que la ciudadanía sea capaz de elegir sus representantes siguiendo a opiniones formados en un ambiente de garantía de la libertad de opinión. Esta recuperación de elecciones libre de parte de ciudadanos libres no se puede hacer sin quitar a las burocracias privadas el derechos de hacerse financistas de los candidatos por elegir. Solamente en estos términos puede volver la república libre, hoy socavada por el dominio de las burocracias privadas. Tiene un proyecto, que es una sociedad en la que quepan todos los seres humanos, que produce la riqueza sin socavar sus fuentes originales de producción: la tierra y el ser humano trabajador. Es un proyecto democrático, porque no le corresponde una estrategia única sin alternativas, sino estrategias múltiples. Marx lo resume en estos términos: “Y frente a la vieja reina de los mares se alza, amenazadora y cada día más temible, la joven república gigantesca: ‘Un duro destino atormenta a los romanos, la maldición por el crimen del asesinato del hermano.’ (Horacio)”. Lo que dice Marx sobre este imperio británico, - “vieja reina del mar”, - lo dice igualmente sobre Roma. Por eso puede citar a Horacio, el poeta romano del I siglo a.C., con su juicio sobre Roma, que para Marx es igualmente el juicio sobre el imperio británico de su tiempo. Hoy sería el juicio sobre le nueva, vieja reina del mar, que resulta ser EEUU. Este juicio es un juicio condenatorio. La vieja reina del mar está condenado por sí misma. Es condenada a un duro destino por la maldición que lleva encima y que viene del asesinato del hermano, sobre el cual descansa su poder. Eso hace aparecer otras connotaciones: es Leviatán, un monstruo que surge del mar. Marx ve levantándose frente a este poder asesino del hermano la “joven república gigantesca”. Es la república, que nace de la sociedad civil desde abajo, cuando logra hacerse democracia vigente. Aquí aparece también la tarea de hoy, en la cual estamos empeñados con el movimiento que se enfrenta a la actual estrategia de globalización: recuperar la democracia, recuperar la libertad de opinión, recuperar la capacidad del ciudadano para controlar las burocracias privadas de las empresas trasnacionales para poner la economía al servicio de la vida humana y de toda la naturaleza. Es la tarea de la realización del bien común.

Notas:

[1]Marx, El Capital, FCE, I. p. 423/424. He corregido la traducción según el texto original. [2]Maucher, el presidente de la multinacional Suiza Nestlé, declaró en el año 1991, que quiere ejecutivos con “instinto asesino” (Killerinstinkt) y “voluntad de lucha (En la revista alemana: Arbeitgeber, 1/1991.) Maucher se considera a sí mismo un hombre con “instinto asesino”. Lo considera un honor. El concepto del “instinto asesino” pasó al lenguaje con el cual se interpretan los ejecutivos a sí mismos. El autor de bestsellers Jack Trout lo amplió y creó el concepto de “competencia asesina” (Killer-Wettbewerb).( En el diario suizo Tagesanzeiger del 10.9.01 Esta cita y la anterior según Spieler, Willy: Liberale Wirtschaftsordnung – Freiheit für die Starken? In: Neue Wege. September 2002, Zürich) Según Trout, la competencia logra su ideal cuando llega a ser “competencia asesina”. [3]Citado según Raúl Kollmann: Irak termina en la Triple Frontera. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. 28.3.2003 [4]“Acerba fata Romanos agunt,Scelusque fraternae necis.”Marx, Karl: El Capital. FCE. México, 1966, I. p.606

Videos Destacados

On Dualism in Christianity: Satan vs. Lucifer

video1

On Anti-Utopianism

video2

On Utopias of the Left and the Right

video3

On Liberation Theology in the 21st Century

video4