Pablo Richard, 15 Octubre 2015, San José, Costa Rica

e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Introducción

En la primera parte de este artículo haremos una síntesis apretada del pensamiento del Papa en los temas nuevos socio-políticos y ecológicos, y en los temas que surgieron en su encuentro con los movimientos sociales y en sus discursos internacionales. Tomaremos solo algunas  citas, las más significativas, solo de los  seis documentos que hemos elegido.

Insisto comenzar con éstos textos del Papa Francisco, porque es lo más concreto y positivo que tenemos. Debemos entrar en la discusión que surge en el Sínodo sobre la Familia, sin deslegitimar estos espacios ya abiertos por el Papa en su nuevo magisterio.

En la segunda parte veremos los espacios tradicionales de la Iglesia, todavía cerrados por las leyes de la Cristiandad, donde domina la confusión, las contradicciones y el dogmatismo.

Mi intención con este artículo es evitar que se utilicen y se manipulen opiniones del Papa Francisco, que quizás están todavía en el ámbito de  una cristiandad de la ley, pero que no contradicen su pensamiento en los espacios  proféticos que veremos en la primera parte de este artículo. Busco evitar que se utilicen las opiniones del Papa, para deslegitimar su discurso profético pronunciado fuera de la cristiandad impuesta por la ley. El Papa Francisco, como todos nosotros, también está entre el Evangelio y la ley. Puede que haya contradicciones, pero no podemos negar la intención del Papa de crear nuevos espacios para una reforma de la Iglesia.

Muchos utilizan la actuación del Papa en el Sínodo de la Familia, para rechazar la reforma de la iglesia que el Papa  propone en los nuevos espacios creados por él.

Pablo de Tarso ilumina nuestra opción:

 “¿Recibieron el Espíritu por la práctica de la ley o por la fe en la predicación?” (Gal 3,1-5) “Cristo nos liberó de la maldición de la ley” (Gal 3,13)

 “Como niños éramos esclavos de la ley, pero ahora somos hijos libres” (Gal4,1-7). Ahora conocemos a Dios ¿cómo podemos volver atrás y someternos a leyes miserables? (Gal 4,8-11).

 El aguijón de la muerte es el pecado, y la fuerza del pecado, la ley”

(1 Cor. 15, 56)

NOTA IMPORTANTE: Terminado ya este artículo me llegó la noticia que el Papa Francisco en la audiencia general en la plaza San Pedro el 15 de Octubre pidió públicamente perdón “por los escándalos que se han producido en Roma y en el Vaticano”. Muchos trataron minimizar este hecho, reduciéndolo a casos particulares, pero el Papa no puso límites a sus palabras.Fué un perdón universal.

Primera parte

Selección mínima de textos de solo seis documentos del Papa Francisco:

Los seis documentos son:

Dos sobre  temas socio-políticos y ecológicos:

La Exhortación Apostólica “Alegría del Evangelio” Roma, el 24 de noviembre, año 2013

La Carta encíclica laudato si’ sobre el cuidado de la casa común (Roma, el 24 de mayo del año 2015)

Dos sobre  el encuentro con los movimientos sociales: 

Discurso del papa Francisco a los participantes en el Encuentro mundial de Movimientos Populares (Roma, 28 de octubre 2014)

Discurso del Papa Francisco en el encuentro con los Movimientos Populares (Bolivia, Santa Cruz, 09 de Julio 2015).

Dos discursos en el ámbito internacional (en su viaje a los EEUU):

Discurso del Papa Francisco al Congreso de los Estados Unidos de América  ( Washington D.C.  Jueves 24 septiembre 2015)

Discurso del Papa Francisco en la 70° asamblea general de la  ONU   (25 de septiembre de 2015)

1: Exhortación Apostólica “Alegría del Evangelio” (Evangelii Gaudium).

Crítica a una economía neoliberal de mercado. Citas textuales tomadas de los números 52 al 60

 “Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir«no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata. Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil”.

“No a la nueva idolatría del dinero, el fetichismo del dinero, la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente”.

“El desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera.  A todo ello se añade una corrupción ramificada y una evasión fiscal egoísta, que han asumido dimensiones mundiales. Intereses del mercado divinizado”..

“No a la inequidad que genera violencia”

“Hoy en muchas partes se reclama mayor seguridad. Pero hasta que no se reviertan la exclusión y la inequidad dentro de una sociedad y entre los distintos pueblos será imposible erradicar la violencia”.

 “La dimensión social de la evangelización. La inclusión social de los pobres: algunos textos  dentro de los números 186-216

la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual. Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales.

Es indispensable prestar atención para estar cerca de nuevas formas de pobreza: los sin techo, los toxicodependientes, los refugiados, los pueblos indígenas, los ancianos cada vez más solos y abandonados.  Los migrantes me plantean un desafío particular por ser Pastor de una Iglesia sin fronteras que se siente madre de todos.

Siempre me angustió la situación de los que son objeto de las diversas formas de trata de personas. En nuestras ciudades está instalado este crimen mafioso y aberrante, y muchos tienen las manos preñadas de sangre debido a la complicidad cómoda y muda.

Doblemente pobres son las mujeres que sufren situaciones de exclusión, maltrato y violencia. Es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación o en un contexto de extrema pobreza. ¿Quién puede dejar de comprender esas situaciones de tanto dolor?

2: Carta encíclica laudato si’ del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común (Roma ,24  mayo 2015)

Solo algunas citas. Conservamos la numeración del documento.

23. Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático.

24. Si la actual tendencia continúa, este siglo podría ser testigo de cambios climáticos inauditos y de una destrucción sin precedentes de los ecosistemas, con graves consecuencias para todos nosotros.

27. Otros indicadores de la situación actual tienen que ver con el agotamiento de los recursos naturales. Ya se han rebasado ciertos límites máximos de explotación del planeta, sin que hayamos resuelto el problema de la pobreza.

31. Algunos estudios han alertado sobre la posibilidad de sufrir una escasez aguda de agua dentro de pocas décadas si no se actúa con urgencia. Los impactos ambientales podrían afectar a miles de millones de personas, pero es previsible que el control del agua por parte de grandes empresas mundiales se convierta en una de las principales fuentes de conflictos de este siglo

33. Cada año desaparecen miles de especies vegetales y animales que ya    

no podremos conocer, que nuestros hijos ya no podrán ver, perdidas para        

siempre.

47. Nos damos cuenta de que la humanidad ha defraudado las expectativas divinas.

 

109. En algunos círculos se sostiene que la economía actual y la tecnología resolverán todos los problemas ambientales, del mismo modo que se afirma, con lenguajes no académicos, que los problemas del hambre y la miseria en el mundo simplemente se resolverán con el crecimiento del mercado.

139. No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental.

161. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiados escombros, desiertos y suciedad. El ritmo de consumo, de desperdicio y de alteración del medio ambiente ha superado las posibilidades del planeta, de tal manera que el estilo de vida actual, por ser insostenible, sólo puede terminar en catástrofes, como de hecho ya está ocurriendo periódicamente en diversas regiones.

207. La Carta de la Tierra nos invitaba a todos a dejar atrás una etapa de autodestrucción y a comenzar de nuevo, pero todavía no hemos desarrollado una conciencia universal que lo haga posible.

3: Discurso del papa Francisco a los participantes en el encuentro mundial de movimientos populares.

(Roma, el 28 de octubre de 2014)
Ustedes sienten que los pobres ya no esperan y quieren ser protagonistas, se organizan, estudian, trabajan, reclaman y, sobre todo, practican esa solidaridad tan especial que existe entre los que sufren, entre los pobres.
Solidaridad es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, la tierra y la vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales. Es enfrentar los destructores efectos del Imperio del dinero: los desplazamientos forzados, las emigraciones dolorosas, la trata de personas, la droga, la guerra, la violencia y todas esas realidades que muchos de ustedes sufren y que todos estamos llamados a transformar. La solidaridad, entendida, en su sentido más hondo, es un modo de hacer historia y eso es lo que hacen los movimientos populares.

El desempleo juvenil, la informalidad y la falta de derechos laborales no son inevitables, son resultado de una previa opción social, de un sistema económico que pone los beneficios por encima del hombre.; los que no se pueden integrar, los excluidos son desechos, “sobrantes”. Esto sucede cuando al centro de un sistema económico está el dios dinero y no el hombre, la persona humana.
Hay sistemas económicos que para sobrevivir deben hacer la guerra. Entonces se fabrican y se venden armas y, con eso los balances de las economías que sacrifican al hombre a los pies del ídolo del dinero.

4: Discurso del Papa en el encuentro con los movimientos populares reunidos en SANTA CRUZ, (Bolivia 9 de Julio del año 2015)

¿Reconocemos que este sistema ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo sin pensar en la exclusión social o la destrucción de la naturaleza?

La globalización de la esperanza, que nace de los Pueblos y crece entre los pobres, debe sustituir esta globalización de la exclusión y la indiferencia.

Se está castigando a la tierra, a los pueblos y las personas de un modo casi salvaje. Y detrás de tanto dolor, tanta muerte y destrucción, se huele el tufo de eso que Basilio de Cesarea llamaba «el estiércol del diablo». La ambición desenfrenada de dinero que gobierna. Ese es el estiércol del diablo. Cuando el capital se convierte en ídolo y dirige las opciones de los seres humanos, cuando la avidez por el dinero tutela todo el sistema socioeconómico, arruina la sociedad, condena al hombre, lo convierte en esclavo, destruye la fraternidad interhumana, enfrenta pueblo contra pueblo y, como vemos, incluso pone en riesgo esta nuestra casa común.

Quisiera, sin embargo, proponer tres grandes tareas que requieren el decisivo aporte del conjunto de los movimientos populares:

La primera tarea es poner la economía al servicio de los Pueblos: Los seres humanos y la naturaleza no deben estar al servicio del dinero. Digamos NO a una economía de exclusión e inequidad donde el dinero reina en lugar de servir. Esa economía mata. Esa economía excluye. Esa economía destruye la Madre Tierra.  Ese sistema atenta contra el proyecto de Jesús. Contra la Buena Noticia que trajo Jesús.  Y en este camino, los movimientos populares tienen un rol esencial, no sólo exigiendo y reclamando, sino fundamentalmente creando.

La segunda tarea, es unir nuestros Pueblos en el camino de la paz y la justicia.  El nuevo colonialismo adopta diversa fachadas. A veces, es el poder anónimo del ídolo dinero: corporaciones, prestamistas, algunos tratados denominados «de libres comercio» y la imposición de medidas de «austeridad» que siempre ajustan el cinturón de los trabajadores y de los pobres.

Les digo, con pesar: se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios. Pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América.

La Iglesia, sus hijos e hijas, son una parte de la identidad de los pueblos en Latinoamérica. Identidad que tanto aquí como en otros países algunos poderes se empeñan en borrar, tal vez porque nuestra fe es revolucionaria, porque nuestra fe desafía la tiranía del ídolo dinero

Y la tercera tarea, tal vez la más importante que debemos asumir hoy, es defender la Madre Tierra.

5: Discurso del Papa Fracisco al Congreso de los Estados Unidos de América  (24 de septiembre  2015)

“Nuestro mundo está afrontando una crisis de refugiados sin precedentes desde los tiempos de la II Guerra Mundial.

A lo que se suma, en este continente, las miles de personas que se ven obligadas a viajar hacia el norte en búsqueda de una vida mejor para sí y para sus seres queridos, en un anhelo de vida con mayores oportunidades.  No debemos dejarnos intimidar por los números, más bien mirar a las personas, sus rostros, escuchar sus historias mientras luchamos por asegurarles nuestra mejor respuesta a su situación. Cuidémonos de una tentación contemporánea: descartar todo lo que moleste.

Esta certeza es la que me ha llevado, desde el principio de mi ministerio, a trabajar en diferentes niveles para solicitar la abolición mundial de la pena de muerte.

¡Cuánto se viene trabajando en estos primeros años del tercer milenio para sacar a las personas de la extrema pobreza!

Y sobre esto hemos de ponernos un interrogante: ¿por qué las armas letales son vendidas a aquellos que pretenden infligir un sufrimiento indecible sobre los individuos y la sociedad? Tristemente, la respuesta, que todos conocemos, es simplemente por dinero; un dinero impregnado de sangre, y muchas veces de sangre inocente. Frente al silencio vergonzoso y cómplice, es nuestro deber afrontar el problema y acabar con el tráfico de armas.

6: Discurso del papa Francisco en la asamblea general de la  ONU   (25 de septiembre de 2015)

“La exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana y un gravísimo atentado a los derechos humanos y al ambiente. Los más pobres son los que más sufren estos atentados por un triple grave motivo: son descartados por la sociedad, son al mismo tiempo obligados a vivir del descarte y deben sufrir injustamente las consecuencias del abuso del ambiente. Estos fenómenos conforman la hoy tan difundida e inconscientemente consolidada «cultura del descarte».

La guerra es la negación de todos los derechos y una dramática agresión al ambiente. Otra clase de guerra que viven muchas de nuestras sociedades es con el fenómeno del narcotráfico.”

Fin de todas las citas

Segunda parte (la más difícil, pero necesaria)

En primer lugar qué es lo que llamamos Cristiandad

1: Surgimiento de la Cristiandad romana imperial

Nace cuando se da la identificación de la Iglesia con el Poder Imperial, y posteriormente con todos los grandes poderes dominantes, casi siempre poderes universales. Veamos muy brevemente su historia:

El Emperador Constantino en el año 303 d.C. transformó el imperio romano en un imperio cristiano. El emperador Teodosio I (346 – 395)promulga un edicto el año  380 donde se  declara el Cristianismo religión oficial del Imperio.

La transformación del Imperio Romano en un Imperio Cristiano, no es un triunfo para la Iglesia, sino su más profundo fracaso. Un imperio “cristiano” es exactamente lo contrario del “movimiento de Jesús” en sus orígenes. El Imperio se declara cristiano y el cristianismo se transforma en imperio. (Por eso escribí un libro llamado: “Muerte de la Cristiandad nacimiento de la Iglesia” (en español, francés, inglés y portugéz).

2: La cristiandad romana convoca 4 concilios ecuménicos:

Primer Concilio Ecuménico: Nicea año  325 

Segundo Concilio Ecuménico: Constantinopla año 381

Tercer Concilio Ecuménico: Efeso año 431  

Cuarto Concilio Ecuménico: Calcedonia año 451

En  la disputa de los 4 primeros concilios se llego a un consenso en los dogmas sobre Dios, la Trinidad y Jesús, pero  la filosofía griega y el condicionamiento político fue un factor dominante en la definición del dogma. La tradición bíblica quedó opacada. La Iglesia quedó “encerrada” en los dogmas  sobre Dios y Jesús, tal como están estructurados en el Credo niceno-constantinopolitano que confesamos hasta el día de hoy y que es la estructura básica del Catecismo Romano oficial.                

Surge una pregunta:       

¿Sustituyeron quizás los 4 Concilios a los 4 Evangelios?

 La respuesta queda pendiente y en suspenso.

3: Reformas Protestantes del siglo XVI  Contra reforma en el Concilio de Trento (1545 – 1563).

El Concilio de Trento se reunió durante 18 años y hubo dos tendencias: una, que se diera prioridad a la condenación de los errores de las reformas protestantes. Otra, consideraba como más urgente le reforma de la Iglesia. Triunfó la primera tendencia. Trento fue así un concilio de “contra-reforma”.  Ejemplos: se prohíbe las traducciones de la Biblia en lengua vulgar. Los que se opusieron a la traducción, dieron como argumento que “no a todos se les ha dado el poder de leer e interpretar el texto sagrado” y que ahora se veían “Biblias en vulgar, incluso en manos de mujeres”. “Sería suficiente con que las mujeres y los ignorantes sean gobernados según la predicación que tendrán que dispensarles personas competentes, que hayan obtenido el permiso de predicar”.

El medio siglo posterior al concilio de Trento quizás fue más importante que el mismo concilio, pues se re-estructuraron casi todas las instituciones tradicionales de la Iglesia y se crearon otras nuevas, no siempre en fidelidad al espíritu del Concilio. El modelo de Iglesia pos-tridentino es un modelo de Iglesia romano y clerical: creación de las congregaciones romanas, del cargo de “secretario de Estado” y reformulación de la misión de los nuncios y de la visita “ad límina.  El concilio de Trento no logró responder a los desafíos de la reforma protestante, por el contrario, construyó un nuevo modelo de Iglesia para defenderse de la reforma protestante e impedir una reforma al interior de la misma Iglesia. La refundación institucional y disciplinar de la Iglesia fue  tan sólida, que no hubo otro concilio hasta el Concilio Vaticano Primero (1869-1870) lo que demostró el carácter casi definitivo e irreformable de la Iglesia tridentina.

 

4: El Concilio Vaticano Primero: (1869-1870).

Fue un concilio eminentemente europeo, donde la Iglesia se sentía amenazada, no tanto por la reforma protestante, sino ahora por la “civilización moderna”. Algunas conclusiones: la Iglesia es una “sociedad verdadera, perfecta, espiritual y sobrenatural”, “la Iglesia es una sociedad visible y única, y que fuera de la Iglesia no hay salvación”, que la Iglesia es “indefectible” e “infalible”. También se proponen temas más políticos, como el poder de la Iglesia, el primado del romano pontífice, la soberana temporal de la santa sede y otros. El tema más discutido fue el de la infalibilidad de la Iglesia y del Papa: “infabilidad con la que el divino Redentor quiso dotar a su Iglesia”. Otras definiciones: elección de Pedro como “principio perpetuo y fundamento visible” de la unidad de la Iglesia, la “perpetuidad del primado de Pedro en los romanos pontífices”, función del Papa como juez supremo de cualquier controversia eclesiástica, mientras que el Papa no puede ser juzgado por nadie, ni siquiera por el concilio. Finalmente se proclama “como dogma divinamente revelado que el romano pontífice, cuando habla ex cathedra, goza de infabilidad”.

Desde que el emperador romano Teodosio decretó el cristianismo  religión oficial del Impero Romano hasta el Concilio Vaticano II han pasado 1580 años.

Después del Concilio Vaticano II surgieron todavía 35 años de  contra-reforma, con los Papas Juan Pablo II: 1978 – 2005, Cardenal Josef Ratzinger, primero prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe: 1981- 2005, y luego Papa Benedicto XVI: 2005 – 2013. La Iglesia caminó hacia atrás y en gran medida perdió su identidad.

Es en esta Cristiandad de 1580 años, desde Constantino hasta el Concilio Vaticano II, que es elegido en el  año 2013 el Papa Francisco.

El Papa abre nuevos espacios, pero la Cristiandad y la Iglesia tradicional de Cristiandad sigue viva en sus espacios ambiguos y contradictorios. La religión del futuro estará más centrada en la espiritualidad y en el Evangelio y no en las actuales estructuras jerárquicas, dogmáticas  sometidas a la ley. La “casta sacerdotal” irá progresivamente desapareciendo, con todas las marcas de lo sagrado que le atribuyeron en el transcurso de los siglos. A pesar de la resistencia de la jerarquía, la verticalidad jerárquica en la Iglesia tampoco tiene mucho futuro.

La liturgia, el catecismo y el derecho canónico están bajo el mismo dominio de una ley absoluta.Todo cambio es herético. Solo la uniformidad asegura la verdad.

Las minorías que permanecen fieles a las prácticas de la religión antigua de la cristiandad, son las que menos perciben lo que pasa en el mundo, ni sienten ninguna necesidad de cambio en la Iglesia. Aquí podemos situar esa red católica internacional, como el Opus Dei, Legionarios de Cristo, Heraldos del Evangelio y similares.

La Iglesia católica en los últimos 10 años ha perdido aproximadamente 50 millones de católicos. Solo perdura una religiosidad popular que tiene raíces e identidad propias y autónomas, pero que son administradas y apropiadas por la Iglesia jerárquica. Los sacramentos, especialmente la primera comunión y el matrimonio, cada vez más son fiestas sociales. Los matrimonios religiosos han bajados en un 70 %. La confesión no tiene la importancia que tenía en el  pasado  y no es condición para participar en la celebración de los sacramentos. La Eucaristía  está marcada por una teología más judía que evangélica, pues  mantiene su carácter sacerdotal y sacrificial. Hay una distancia con la comunidad por el carácter sagrado del celebrante. Se mantiene la distinción entre sagrado y profano. Fiel a la tradición judía se excluye la ordenación de la mujer. (cf. José Comblin: “Vocación para la Libertad” editado en Brasil, Paulus, 1998)

Conclusión:

Todos esos problemas hoy discutidos, no encontrarán solución en una Iglesia dominada por las leyes y estructuras de la vieja cristiandad.  Los temas discutidos: legitimidad de la homosexualidad, matrimonio entre personas del mismo sexo, uso de anticonceptivos, fecundación in vitro, posibilidad de un nuevo matrimonio después de una primera experiencia frustrada, condenación del aborto (sin hacer ninguna especificación de sus múltiples formas médicas), y tantos otras realidades prohibidas por la Iglesia.

¿cómo se superarán todas estas prohibiciones? No hay solución al interior de una Iglesia de la Cristiandad. Las leyes, los cánones y los dogmas son absolutos e impiden toda solución. ¿Dónde entonces?

1: En una Iglesia discípula de Jesús y libre de la ley. Como dice Pablo de Tarso: esa ley que da vida al pecado y lleva a la muerte; la alternativa a la ley es la fe que nos abre al Espíritu y nos lleva a la vida” (carta a los Corintios, a los Gálatas y a los Romanos.) La fe está la desobediencia a la ley, como nos enseñaron nuestros mártires.

2: En la práctica de cristianos secularizados y autónomos, que se identifican como cristianos, pero que viven al margen de todas las leyes de la Iglesia.

3: En la misma sociedad civil, cada vez más secularizada, que desarrolla un código legal al margen de toda ética y leyes impuestas por las Iglesias, y permitidas por estructuras y leyes del Estado.  

4: Finalmente, hay realidades y prácticas corrientes, sobre todo, en el ámbito de la sexualidad, que se van imponiendo paulatinamente al margen de toda legalidad, de toda ética y de prejuicios dominantes.

Conclusión:

La única opción es trabajar positivamente en los espacios nuevos creados por el Papa Francisco, al margen de la Cristiandad, y buscar reconstruir y reformar la Iglesia al interior de esos espacios. Es ahí donde está nuestra fuerza.

Lo peor que se puede hacer, es utilizar la crisis de la cristiandad, para deslegitimar los espacios positivos creados por el Papa Francisco. fin

Videos Destacados

On Dualism in Christianity: Satan vs. Lucifer

video1

On Anti-Utopianism

video2

On Utopias of the Left and the Right

video3

On Liberation Theology in the 21st Century

video4